Ley 45/2015, de 14 de octubre, de Voluntariado

El pasado 15 de octubre se publicó en el BOE la Ley 45/2015, de 14 de octubre, de Voluntariado, que establece un renovado régimen al que había vigente anteriormente con la Ley 6/1996, de 15 de enero, del Voluntariado.

La nueva definición del voluntariado mejora la seguridad jurídica de las entidades y personas

Las principales novedades de la nueva ley son una definición más concreta del concepto de voluntariado, definiendo como tal al conjunto de actividades de interés general desarrolladas por personas físicas que tengan carácter solidario, se realicen libre y voluntariamente, carezcan de contraprestación económica o material y que se desarrolle a través de entidades de voluntariado, con arreglo a programas concretos. Esta nueva definición acota mucho más el concepto de voluntariado, mejorando la seguridad jurídica de las entidades y personas que participan en este ámbito.

La ley prevé el voluntariado deportivo

Si bien se deja indefinido el concepto de “actividades de interés general” en la definición, se incluye en otro precepto que éstas son las que contribuyan a mejorar la calidad de vida de las personas y de la sociedad. En concreto, el artículo 6.1.e) prevé el voluntariado deportivo como manera eficaz de contribuir a la cohesión ciudadana y social y de promover la educación e inclusión social de los que realizan práctica deportiva.

En cuanto a los requisitos para las entidades de voluntariado, se mantienen los requisitos establecidos en la ley de voluntariado de 1996: estar legalmente constituidas, no tener ánimo de lucro, contar en su seno con voluntarios realizando la actividad de manera parcial o total y contar con un programa de voluntariado.

La relación entre el voluntario y la entidad se refuerza mediante un mayor detalle del compromiso de incorporación, el documento que concretiza la relación entre ambos y que debe formalizarse por escrito y por duplicado.

Foto: Katerha via Foter.com / CC BY

Llamar
Mapa