Con la reforma de la Ley Orgánica 1/2015 cabe la posibilidad de aplicar el Código Penal también a la Tercera División o incluso la Preferente

El pasado 20 de diciembre de 2015 se jugó el partido Paterna CF – CD Castellón, correspondiente a la jornada 18ª del grupo VI de la Tercera División del fútbol español. Ganó el partido por 1-2 el CD Castellón, con la particularidad de que entre las 12.00 horas y las 13.45 horas de ese día el número de apuestas en directo que se realizaron en relación con ese partido fue 2.000 veces superior a la media que ofrece esta categoría cada fin de semana.

El Código Penal establece una pena de seis meses a cuatro años de cárcel

Sospechoso de ser un partido amañado, conviene recordar que la última reforma del Código Penal ya incluyó en su artículo 286 bis que serán castigados con pena de prisión de seis meses a cuatro años aquellos deportistas que, con su conducta, pretendan predeterminar o alterar de manera deliberada y fraudulenta el resultado de un encuentro o competición deportiva de especial relevancia económica o deportiva.

Hasta el 30 de marzo de 2015 sólo merecían el reproche penal las competiciones deportivas profesionales, lo que dejaba fuera de la tipificación penal a ciertas competiciones o eventos deportivos de carácter amistoso, aficionado o semiprofesional que, a pesar de su carácter, tienen cierta relevancia econonómica y son susceptibles de corrupción y manipulación.

La nueva ley incluye a encuentros o competiciones de especial relevancia económica

Esto cambió con la aprobación de la Ley Orgánica 1/2015, por la que se modifica el Código Penal, que incluyó la mención a encuentros o competiciones “de especial relevancia económica” para ampliar los casos a los que aplicar este artículo. El Código Penal especifica que se considera competición deportiva de especial relevancia económica aquélla en la que la mayor parte de los participantes en la misma perciban cualquier tipo de retribución, compensación o ingreso económico por su participación en la actividad.

No queda, por tanto, del todo claro si la Tercera División entra dentro de dicha categoría. Con la redacción antigua del artículo 286 bis quedaba claro que las únicas competiciones en las que un amaño supondría la comisión de un delito eran la Primera y Segunda División. Con el cambio normativo, cabe la posibilidad de aplicar el Código Penal también a la Tercera División (¡o incluso la Preferente!), ya que es un hecho constatado que en ambas categorías es generalizada la entrega de cantidades dinerarias a los jugadores, aunque en muchos casos sea una mera compensación de gastos. La expresión “cualquier tipo de retribución, compensación o ingreso económico por su participación en la actividad” deja la puerta abierta a hacer una interpretación de gran extensión. El cambio normativo respecto a la mención previa, que limitaba el delito a la “competición deportiva profesional” es severo.

La FFCV prevé como falta muy grave el amaño y establece una suspensión al jugador de 2 a 5 años y seis puntos al club

En cualquier caso, aparte del régimen interno de los clubs, los jugadores podrían enfrentarse a una grave sanción deportiva que fija la Federación de Fútbol de la Comunidad Valenciana para la predeterminación de resultados. En concreto, el artículo 320 del Reglamento General lo prevé como falta muy grave y establece como consecuencia la suspensión por tiempo de 2 a 5 años al jugador que responsable. Ello siempre y cuando no concurra la responsabilidad del club, en cuyo caso podrían restarse seis de los puntos que se hayan conseguido durante la temporada.

Llamar
Mapa